Uso de imágenes de cámaras para el despido de un trabajador

imágenes de cámaras para el despido de un trabajador

En el presente artículo analizaremos esta cuestión del uso de cámaras para el despido de un trabajador, de inicio controvertida, tal y como pasa con las grabaciones de audio y su utilización en un procedimiento laboral.

Sobre dichas grabaciones tal y como vimos en nuestro artículo sobre la grabación de conversaciones en el ámbito laboral, las mismas son válidas sin que sea necesario el consentimiento del empresario o del trabajador, siempre y cuando el trabajador y el empresario participen en la conversación, se traten cuestiones laborales, y no se desvelen datos de ámbito personal o privado.

En esta ocasión nos planteamos, si puede la empresa utilizar las imágenes captadas con cámaras de seguridad para proceder al despido disciplinario de un trabajador, y la respuesta ha de ser afirmativa, aunque debe cumplir con algún requisito que examinaremos.

El Estatuto de los Trabajadores permite al empresario establecer las medidas de vigilancia que estime necesarias para el control de los trabajadores, y así su artículo 20 establece:

“El empresario podrá adoptar las medidas que estime más oportunas de vigilancia y control para verificar el cumplimiento por el trabajador de sus obligaciones y deberes laborales, guardando en su adopción y aplicación la consideración debida a su dignidad y teniendo en cuenta, en su caso, la capacidad real de los trabajadores con discapacidad”

Si bien esta facultad del empresario no es ilimitada, sino que ha de respetar los siguientes requisitos:

  1. No se podrán instalar cámaras en servicios, duchas, vestuarios o zonas de descanso, al objeto de garantizar la intimidad de los trabajadores.
  2. Ha de colocar el empresario un cartel en la entrada del centro de trabajo y ubicado en lugar visible, que contenga la información: “Zona videovigilada” o “Aviso cámaras de vigilancia en grabación”.

En definitiva, ha de respetarse la intimidad del trabajador, y ha de conocer el trabajador mediante la colocación del citado cartel, de que la zona de trabajo tiene cámaras de videovigilancia.

Cumpliendo estos requisitos, sería legal la utilización de las imágenes captadas en dichas cámaras para proceder al despido de un trabajador, que por ejemplo, extrae dinero de una caja registradora en el centro de trabajo.

Esta fue una cuestión muy polémica puesto que se exigía que hubiese consentimiento expreso previo del trabajador, sin embargo, dicho requisito quedó eliminado desde la sentencia del Tribunal Constitucional de 3/03/2016, que dice:

“….la empresa no necesita el consentimiento del trabajador para el tratamiento de las imágenes que han sido obtenidas a través de las cámaras instaladas en la empresa con el fin de seguridad o control laboral, ya que considera que se trata de una medida destinada a controlar el cumplimiento de la relación laboral y que resulta conforme con el artículo 20.3 del Estatuto de los Trabajadores”

Ahora bien, el incumplimiento de los citados requisitos, determinaría que el despido producido sería improcedente.

Si usted se encuentra una situación similar, no dude en contactar con nuestros abogados laboralistas en Madrid, en nuestro teléfono 914510147 o bien mediante email informacion@forislex.com.

Solicite consulta gratuita de su caso con nuestros abogados expertos en derecho laboral en Madrid norte.

 

Comparte en tus redes