La Pensión de Alimentos

Es una de las medidas a adoptar en un procedimiento de divorcio, separación o nulidad matrimonial.

A consecuencia de ello, el cónyuge que no disfrute de la guarda y custodia del hijo del matrimonio, deberá abonar a favor del hijo una cantidad en concepto de pensión de alimentos para el sustento (comida), alojamiento, vestido, asistencia médica y formación y educación del mismo.

Su cuantía será fijada por el órgano judicial en función a los ingresos del cónyuge obligado a abonarla, y en función a las necesidades del hijo.

Dicho importe será abonado en doce mensualidades, y se actualizará normalmente conforme la variación que experimente el IPC.

Esta cantidad se actualizará o disminuirá en función de las necesidades del beneficiario, y del incremento o disminución de los recursos económicos del obligado al pago.

La modificación de la cuantía no podrá hacerse unilateralmente por el obligado al pago, sino que deberá instar un procedimiento de modificación de medidas, para que sea el órgano judicial quien lo acuerde.

El impago de la pensión de alimentos no es un tema menor en nuestra legislación, donde al abundar numerosísimos supuestos de impago, se ha incluido como delito en nuestro Código Penal (art. 227.1), constituyendo un delito de abandono de familia. Su finalidad es la de evitar el incumplimiento reiterado y voluntario del pagador, adoptándose una especial protección hacia los hijos menores y facilitar el cobro de las cantidades adeudadas.

Así, el cónyuge que ostenta la guarda y custodia podrá o bien iniciar la ejecución ante el mismo Juzgado que tramitó la separación/divorcio o nulidad, procediendo al embargo de bienes del cónyuge obligado al pago, o bien, acudir a la vía penal y denunciar a su ex pareja siempre que no haya pagado durante dos mensualidades consecutivas, ó 4 mensualidades no consecutivas, pudiendo ser condenado a prisión de 3 a 12 meses, o multa de 6 a 24 meses.

Es importante recordar que el impago de pensión de alimentos prescribe a los cinco años, razón por la cual no podrán reclamarse atrasos superiores a dicha cifra.

Esta obligación de abonar pensión de alimentos, cesa en los siguientes supuestos:

  • Muerte del obligado a prestarlos.
  • Cuando los recursos del obligado al pago se reducen de tal forma que pone en peligro su propia subsistencia o las de su nueva familia.
  • Cuando el hijo puede ejercer ya una profesión u oficio o su situación económica ha mejorado hasta el punto de no necesitar dicha pensión.
  • Cuando el hijo hubiese cometido alguna de las faltas que dan lugar a la desheredación.
  • Cuando el hijo no aproveche sus estudios o no quiera incorporarse al mercado laboral.  Este motivo de cese de la pensión lo analizaremos en otro artículo, dada su importancia.

En FORISLEX Abogados le resolveremos cualquier cuestión relativa a este asunto, no dude en consultarnos en informacion@forislex.com, o bien solicitando cita previa.

One thought on “La Pensión de Alimentos

  1. Pingback: PREGUNTAS BASICAS DE UN DIVORCIO O SEPARACION I - Forislex Abogados en Madrid

Deja un comentario